Skip to main content

Acá no se puede vivir

¿A veces vieron en otra persona lo que no queremos para nosotros? Creo que es un sentimiento mucho más fuerte que la admiración. Cuando decis "a esto no quiero llegar". Y no hablo de situaciones extremas como pobreza o enfermedades, claro que nadie quiere eso. Hablo de pequeñas cosas, pequeñas vidas sin vidas, pequeñas vueltas a casas, comidas, frases hechas, que se yo. Podés pensar "No quiero tener 50 y estar tomando sol en plaza las heras", por ejemplo. Igual yo no tengo ningun problema con la plaza las heras, ni con el sol ni con los 50. Es una imagen que sugiere que tu pequeño barco de la vida no quiere amarrar en esa clase de puerto.

El otro día estaba cenando con un par de conocidos, rodeado de frases cliches, de experiencias pre armadas, de remeras con frases grandes en italiano como "siamo fuori" y una biblioteca llena de adornitos. Tuve una especie de flash back, esa sensación que se presenta a veces: vas al baño, te mirás al espejo y te preguntás que carajo hacés ahí.

Para mi la imagen patética no es el tio bailando borracho en el casamiento. Es más, aplaudo al tio que se caga en todos y se agarra un pedo de la ostia porque dónde mejor lugar para embriagarse que en el casamiento de la sobrina. Para mi la imagen patetica, triste, asfixiante, es otra.
Tiene que ver con la falta de identidad, ausentarse de pensamiento crítico, mostrarle a toda la oficina tu nuevo ring tone, escuchar la radio que te vende el ranking de los éxitos, decir dos veces por día "tirando", la triste felicidad de plaza serrano y conformarse con un "acá no se puede vivir".

Comments

Andrés Andrés, no los culpes, sólo no se dan cuenta de que no son ellos quienes eligen. Nos invaden todo el tiempo, nos dicen qué tenemos que consumir,qué ropa o marca debemos usar, qué lenguaje debemos manejar. Todo esto para pertenecer a un nosequé. Para uniformarnos. Para que todos seamos unos sincerebros, para que nuestro interés máximo sea un producto que ellos mismos nos puedan vender.
Yo también a veces me miro en el espejo de algun lugar preguntándome lo mismo.
De muchos lugares, en muchos espejos, y la misma pregunta.
Saludos
Penélope said…
A mi me aterra ser de esas cuarentonas con tres borregos a cuestas, en un matrimonio parsimonioso y chato. Sin voluntad para separarse, pero sin amor. Preocupada por los kilos y las arrugas y el tennis del fin de semana.
Mamita, que futuro insoportable.
JENN_77 said…
Ir al country un dia de Junio con frio,en jogging, a dejar a los chicos en sus actividades, ir yo a tomar café a la confiteria del Club, desear estar con un pibe 15 años menor que yo en Capri, y darme cuenta que tengo que volver a casa manejando mi renault 12 con los pibes, escuchando Montaner y viendo como hago para garcharme a mi marido medio pelo que quiere ver el box de canal Space. ESO SI QUE NO
Anonymous said…
No sé ni como llegué a tu blog. Fue ayer creo. Leí una gran parte, me encantó. Andrés, nunca te dijeron que sos el modelo de yerno ideal? Ojalá tuviera un yerno como vos y no como los novios que he conocido de mi hija!
lula said…
Te quiero mucho
Ale said…
Esta buenisimo este post.
lara said…
Muy buen blog Andres.
Entre a varios, pero es el primero en el que dejo comentario.
Me parece que esta bueno que te reconozcan lo que escribis.
Un beso

Popular posts from this blog

Sí, quiero.

Guarden los incautos sus sonrisas prematuras que esto no es una invitación a casamiento. O quizás sí, no lo sé, pero es mucho más que eso.
Mi nombre es Andrés, tengo 33 años y trabajo de lo que me gusta hace 12 años. De chico, creía que en el pasado la vida era en blanco o negro, ahora de grande creo que tiene muchos colores, incluso blanco y negro.
Cuando crecí descubrí la escritura, la lectura y los viajes. Creo que esas tres cosas me formaron como persona, mucho más que la universidad y los ejercicios de derivadas e integrales.
De grande descubrí que esas cosas están bien pero son mucho más lindas con ella.
Ella.
Guarden los enamoradizos su sonrisa de dulce de leche que esto no es una historia de amor. O mejor dicho sí, pero es mucho más que amor. Es una historia de dos vidas que se unieron por casualidad y que formaron otra cosa, que ni siquiera puedo asomarme a conjeturar una definición.
Ella tiene algunos años menos y se malhumora cuando tiene sueño. Yo la abrazo y se le pasa.

Lucia

Venía caminando por Castro Barros a las cinco de la mañana. Venía, como tantas noches de fin de semana con mi mp3 en la cintura, haciendo más ligeras las cuadras de regreso.

Es interesante como la noche, el alcohol y la música transforman los recuerdos. Y muchas veces, quizás engañosamente, los malos amores se vuelven buenos, los impiadosos generosos y yo, me vuelvo un poco más sensible.

Fue entonces, que de repente, en el shuffle de la vida, sonó Lucia:

No hay nada más bello
que lo que nunca he tenido.
Nada más amado
que lo que perdí.
Perdóname si
hoy busco en la arena
una luna llena
que arañaba el mar...

Entendí muchas cosas y me quedé perplejo ante la claridad de Joan Manuel.
La palabra perdóname era para mis oidos lo esencial de la canción.
Sin frío me senté exactamente a las 5.21 am en la esquina de Tarija. La hora la sé porque en un acto de estupidez miré el celular para ver si me habías escrito.

No podía llegar a mi casa con esa carga. Digerí la canción en silencio en el umbral de la c…

Noches no tan buenas

La peor Navidad de mi vida fue sin dudas la del 90.
Una semana antes del 24 recuerdo que le pregunté a mi mamá si nos íbamos a morir.
Seguramente había escuchado algo al respecto en la televisión o en las noticias. Mi mamá, con cariño y cuidado me dijo que sí, que todos nos íbamos a morir. Yo la miré fijo y quise confirmar:
- Pero vos no, no?
Su respuesta fue un abrazo largo y fuerte. En esa época yo me juntaba muy seguido a jugar con mis compañeros de la primaria. Al día siguiente al descubrimiento y al abrazo, fui corriendo a contarlo. Tenía la (triste) primicia: todos nos íbamos a morir y ellos no lo sabían. Apenas llegué lo escupí. Al parecer todos estaban al tanto de cómo venía la mano con la vida menos Matias, el dueño de la casa, que lloró toda la tarde desconsoladamente. Fue un día triste y confuso para todos. Durante una semana no nos vimos. Supongo que hubo llamados de por medio entre padres para aclarar el tema y unificar un discurso. Llegó Navidad y con la expectativa de …